Visitas

Seguidores

lunes, 7 de mayo de 2018

Si me quisieras

Sibelius: Vals triste

Cuando miré hacia donde estabas ya no estabas. Hubiese querido caminar junto a ti, rozar, tal vez, tu mano.
     Ya sé que solo puedo soñar contigo, y que no me queda sino detener lo que siento, saber siempre lejana tu piel esquiva y lúbrica, ahogarme entre los besos que jamás podré darte y que inundan mi pecho como un fuego con forma de diluvio, abrazarme a mí mismo como si te abrazase. 
     También sé que tu vida tal vez me dé la muerte.
     Quisiera, una vez más, contemplar tu encendida sonrisa. 
     Si preguntas quién soy, te diré: soy aquel que has creado. Te diré: ¿qué criatura no ama a su creador?

1 comentario: