Visitas

Seguidores

jueves, 23 de enero de 2020

miércoles, 22 de enero de 2020

martes, 21 de enero de 2020

Una autobiografía disfrazada






Una autobiografía disfrazada

Pulsar para leer 







Llevar la propia vida al pasado y vivirla como si fuera ajena: ese es el mejor modo de autobiografiarnos, conocernos; eso hice en el siguiente poema: ver en el ayer mi hoy; un friso cuyas estampas son esencias que regurgitan la íntima existencia de cualquier hombre o mujer.


El Cuaderno | enero, 2020 de 12:02 am | Etiquetas: Antonio Gracia | Categorías: Poéticas | URL: https://wp.me/p8BKjo-b6a


lunes, 20 de enero de 2020

Pensiones (por ejemplo)

Del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

La realidad del hombre cavernícola no era el bisonte que cazaba y del que se alimentaba, sino el que pintaba -el que se apropiaba al pintarlo- en sus cuevas: esa confiada conciencia de que podía saciar su hambre y anhelos, transformada en pintura sobre la roca, le hacía sentirse vivo y lo convertía en dueño del bisonte, el futuro y la Naturaleza: de este modo -igual que quien traslada lo que siente y piensa a la palabra, a la estatua, la música, o el supermercado-, él era el sujeto de la Historia, no su objeto, que es a lo que ha sido reducido hoy por los partidos políticos, los cuales le dan mucho circo, pero poco pan.
"¿Y teniendo yo más alma / tengo menos libertad?", dice el presente.

domingo, 19 de enero de 2020

Dónde estarán las músicas y versos...

The Shadows: Sleepwalk

Aquel juglar inocente y soñador que convertía en risa la melancolía, como un Pequeño Príncipe amante de las rosas.

Aquel extraño infierno compuesto del ensueño del amor y la imposibilidad de conseguirlo.

Aquel tiempo lejano en el que los enigmas de la existencia siempre iban a desembocar en un río de paz, un manantial de dicha, una entrada a un paraíso.

Aquel fuego capaz de quemar las tristezas y enarbolar canciones.

Aquel ansia de vida que sabía vencer la intrusión de la muerte.

Aquel innumerable y mágico destino que vencía, atropellando lágrimas internas,  todas las sendas hacia los abismos.


Aquel incandescente luchador que arrojaba su sufrimiento al mar para que en él se ahogasen sus tormentas.


Aquel trovador límpido que refugió su desdicha en los libros, la música y los cuadros.

Aquel imberbe cálido que quería ser Lope de Vega o morir en el intento.

(Solo por ser pasado se convierten / en nostalgia las cosas).


¡Dónde estará aquel joven que fui, dónde estará!

sábado, 18 de enero de 2020

Quien no lee es un suicida

Arvo Part: Cantus in Britten.

Dice lderlin que "solo es feliz quien halla un destino a su medida". Afirma Angrac Ianto que "los libros son heraldos del porvenir y estrategas del mañana». De modo que solamente leyendo aprendemos a trazar ese destino. Enseñemos el amor por la lectura y cambiaremos el mundo: porque el libro es la palanca de Arquímedes del progreso. En los libros está la vida. Y por ello, quien no lee es un suicida. ¿Dónde sino en los libros se guarda la memoria de la paz y la guerra, de las virtudes y de los defectos, del positivismo y de los fatalismos? Platón dijo de la escritura que era «el fármaco de la memoria». Tal vez por eso Borges afirmó: «Otros se enorgullecen de lo que han escrito; yo, de lo que he leído». El gran lector que fue Alonso Quijano el Bueno afirma: «Yo sé quién soy y sé que puedo ser todos».
Todos somos hijos de los libros. Sin ellos no existiríamos. Por ellos el cerebro es la mayor biblioteca del universo.