Visitas

Seguidores

jueves, 18 de octubre de 2018

Un soneto me manda hacer Lucía

Rachmaninov: S. 2, Adagio


Hay quienes no saben sujetar lo que sienten y lo escriben prisioneros de los caireles de la rima, por ejemplo, sin evitar las contradicciones y desvaríos que tal sujeción conlleva.
     Si, para atraer a Lucía, yo escribo un soneto deberé anteponer lo que quiero decir a lo que el cómputo silábico, el número de versos, la rima y demás opciones métricas me obligan a dejar escrito por ser un mal versificador en lugar de un buen poeta. Porque el contenido lo dicta el continente, el significado lo da el significante, el fondo es la forma: pero todo ello puede ser una sandez tontogenaria.  Por ejemplo:

Cuando te conocí, Dulce Lucía,
me fascinó el fulgor de tu belleza;
y venciendo mi pluma su aspereza
le compuse un soneto a tu alegría.

Escribí que tu boca sonreía
con la fiebre del beso y la tristeza,
y que amaba tu risa porque empieza
en su sonrisa la melancolía.

Tanto acierto logré en la inspiración
que, sin yo darme cuenta, te escribí
el corazón en forma de poesía.

Te escribí el corazón; y de aquel día
hasta cuando tomaste forma en mí
tengo versos de ti por corazón.

La destinataria puede rendirse ante el requiebro; pero el lector debe pensar que tanto amor y no poder nada contra los ripios. Porque si leemos atentamente observamos que el verso 6º (con la fiebre del beso y la tristeza) solo se sostiene por lo que pretende y no consigue: la ardentía del beso-amor, no aplicable a tristeza, palabra exigida por la rima y no por la necesidad semántica, por mucho que quiera simultanearse el carácter sufriente y riente de la dulcívora Lucía. Los dos tercetos no son más que dos jugladorescas muletas del tal ripio (por todos los celestes cielos, qué hipérbaton extráñico: ¡versos de ti!).
     Y no se justifica, por más que la dama receptora se alegre del piropo y el autor se disculpe porque lo improvisó en una servilleta nocturna, hace décadas, para entusiasmar a una joven.


miércoles, 17 de octubre de 2018

La causa de cualquiera circunstancia.

Addinsel: Concierto en Varsovia


Los políticos pergeñan estrategias sociales que acallen la conciencia del fracaso individual y colectivo; pero quieren encorsetar al ciudadano en un sistema diseñado para una población que ya no existe ni en su estructura ni en su mentalidad. Hoy existe una adolescencia que se prolonga hasta un infantilismo veinteañero, y una madurez que continúa hasta los ochenta. A aquellos se les aúpa hasta las urnas sin enseñarles para qué sirven, y a estos se les insersa para que las olviden

     Sin embargo, nada esencial ha cambiado. El mundo es como una nave viajera por el tiempo en la que todo emerge en otro sitio para que todo siga igual en su viaje inmutable. Seguimos necesitando comer y respirar, por ejemplo; nacemos y morimos, por ejemplo. 
     Entre tanto, nos enseñan a no pensar: y no pensamos. Permitimos que piensen por nosotros. He ahí el origen de todos nuestros males.


martes, 16 de octubre de 2018

Vida extraterrestre.


Vida extraterrestre

Contra la creencia popular de que es improbable la vida extraterrestre, dice el Nobel Christian de Duve que la vida es una manifestación inevitable de la materia, y que las condiciones adecuadas para su aparición se dan un millón de veces en cada galaxia; lo que quiere decir que, solo en la nuestra, es probable que tengamos un millón de especies hermanastras. 
     La Tierra ha engendrado -a lo largo de los cuatro mil quinientos millones de años de su historia- 30.000 millones de especies de criaturas, entre las que se encuentra el homo sapiens, cuya edad apenas llega al 0’0001 de la terrestre. 
     ¿Cómo no admitir que lo mismo ha sucedido en otros lugares del universo y que existen otras inteligencias más sensatas? ¿Iremos en su búsqueda, como en una mala película ficticia, cuando aquí nos asfixiemos? ¿Encontraremos planetas también contaminados o repetiremos allí nuestros errores?


lunes, 15 de octubre de 2018

El abrazo sin cuerpo.

Glass: Adagio


De repente se sorprendió hablándole ante el espejo roto:
 - Yo no concibo mi vida sin ti. Tú eres mi vida. Pienso en ti cuando duermo, y no quiero dormir para pensar en ti. Me tiendo sobre la cama para sentirte cerca. Espero ante el teléfono a que llames. Si canto, a ti te canto; si callo, tú me inundas con tu voz lejana; si como, la comida se convierte en tu cuerpo; si bebo, está tu boca bebiéndome; si camino, me llevas de la mano; si llegas, ya no soy yo porque soy tú, por fin. ¿Cómo puedes dudarlo? ¿No crees en mi amor? ¿Quién ha habido en tu vida que se obstina en permanecer en ella? Nunca se rompen los lazos con los seres que amamos. Incluso estamos atados a los desconocidos precisamente por la necesidad de romper la desunión que nos une extrañamente a ellos. ¿Prefieres vivir sin miedo? Toda llanura es para ti un camino monótono. Necesitas montañas, precipicios desde los que subir, desde las que bajar, para que te devuelvan la fe en el equilibrio, la paz, el sosiego. El ocio de la serenidad es aquello a lo que se aspira en el fondo del vaso de la vida. Pero yo solo soy yo. Ámame como soy. Solo soy lo que ves. No me inventes. Ámame como soy.


domingo, 14 de octubre de 2018

SOLO EL PROPIO CONSEJO.

Haydn: Adagio

La verdad de cada uno es lo que cada uno cree que es verdad. Y nada pueden los otros para demostrar lo contrario: porque a la razón egótica le repugna admitir su error e inventa causas para su contumacia. 
Solo dejamos de ser contumaces cuando sufrimos por ello: por eso solamente aceptamos nuestros propios consejos, los nacidos de nuestra propia experiencia; sin embargo, para entonces, cuánto daño nos hemos hecho, y cuánto tiempo hemos perdido, en esa inexcusable estupidez de un autoaprendizaje que no admite más maestros que nosotros. 
Como si aprender de los errores no fuese el primer paso en el camino del conocimiento.

sábado, 13 de octubre de 2018

Anderson: Sombras de sospecha



Última película de Gary Cooper.
Una mujer empieza a sospechar que su marido es un asesino...