Visitas

Seguidores

lunes, 28 de febrero de 2022

La ignorancia como metodología.


Mansel: Requiem por un sueño

Prueba definitiva del descuido de la Educación por parte de los políticos de la enseñanza es esta: a los 13 ó 14 años yo leía, por ejemplo y casi diariamente, durante el verano, dos o tres obras de teatro del Siglo de Oro. Y no solo porque me gustasen o yo fuese autista de la Literatura: lo que demuestra esa inclinación, que no era solamente mía, no es que entonces fuéramos más inteligentes, sino que en nuestro alrededor, además de hambre de pan y libertad, había sed de cultura: simplemente porque esta flotaba como una parte de la vida cotidiana, porque los profesores respiraban conocimientos y porque saber era una de las mejores posesiones que se podían adquirir. A esa edad sabíamos la escala de Mohs, logaritmos, los hechos fundamentales de la Historia, las ideas determinantes de la Filosofía, los hitos del Arte...
    Algunos teníamos como punto de reunión la Biblioteca de Teodomiro, desde donde partíamos al final de la tarde hacia otras diversiones más lúdicas, pero no tan apasionantes.
Hoy, en cambio, el adolescente, incluso muchos licenciados puestos al timón de las aulas -y no es hipérbole- no saben quién es Tirso de Molina, ni les suena la Canción del pirata, desconocen a Miguel Ángel, no han oído ni a Bach, y deben de creer que los entremeses cervantinos son unas entradillas de algún extraño menú.
        No es lo peor esta desaparición de los conocimientos literarios, artísticos, históricos, filosóficos..., verdaderos elementos troncales para la formación de la personalidad responsable: lo perverso es que no se han sustituido por otros conocimientos, sino por un vacío educativo y seudocientífico que engendra mentes atrofiadas, puesto que, como todo músculo, el cerebro necesita su gimnasia síquica. Se ve que, por ejemplo, a Míster Wert y a madame Celaá celevieron las zabidurías por todas partes puesto que consideraron que el mejor plan de estudios es la creación de un libro cuyas páginas excomulguen la capacidad de pensar y enseñen a reconocer exclusivamente metáforas del dinero, aunque sus bachilleres y graduados aprendan simplemente a pelear para ganarlo y a pasar por este mundo sin conocer quiénes se sacrificaron para mejorarlo ni cómo evitar destruirlo. No es la Economía la que está en crisis, sino el Pensamiento, que ha sido reducido a que se considere que el dinero es el único valor íntimo y social.
        Habrá quienes sientan que esto no es más que la última etapa de la degradación de la cultura. Yo me limitaré a decir que, si es cierto que la ignorancia da la felicidad, el Mesié, o Mesiesa, educacional de turno es uno de los tribunos más felices del imperio.

Ir a >>> La escritura virtual



viernes, 25 de febrero de 2022

Andrés Herrero: Pla y Beltrán entre el fusil y la amnesia...


Pulsar>>>

Pla y Beltrán entre el fusil y la amnesia... 

https://www.jotdown.es/2022/02/pla-y-beltran-poemas-entre-fusil-amnesia/

https://antoniograciaoniria.blogspot.com/2021/04/pascual-pla-y-beltran-poemas-en-akra.html

Carnavalandia (El disfraz de la carne)

 

Berlioz: Carnaval


El anónimo autor (siglo XVIII) de este soneto no esconde la sátira a quienes no aceptan el devenir de los años y pretenden engañar a sus antaño fervorosos amadores. 

Con lo grácil que es una vejez noblemente llevada, austera y limpia de ensalmos azucenos, parece decirnos el autor.

El sonetista (tal vez Cantero) se ensaña con la dama en una crítica más fiera que burlesca desde el instante en el que el título tergiversa el famoso soneto de Quevedo -quien también pudiera ser el verdadero autor-. 

Las estrellas "jolivudienses", y similares, podrían sentirse hoy apaleadas como se sintieron aludidas las cleptómanas de belleza de todos los ayeres: 

De plástico serán, mas sin sentido

Dicen que son de plástico barato;
que, más que uvas, ya parecen pasas;
que las mandungas y que las amasas
para paliar su triste celibato.

Que les das brillo con bicarbonato;
y que por mucho que las argamasas,
las que fueron dos brasas ya son grasas
colgantes como un trágico boniato.

No tienes culpa tú de cumplir años,
pero sí del disfraz con que a tu edad

falsificas tus carnes pezoneras.

¿A quién vas a engañar con tus engaños?
No da pétalos ya tu ancianidad;
procura dar ternuras mañaneras.




                                        (Anónimo, Siglo XVIII

                                                de Obras maestras a granel)

jueves, 24 de febrero de 2022

Principio irrefutable



500- 

De nada sirve tratar de enseñar 

si no se enseña por qué es mejor 

saber que ignorar. 

***


martes, 22 de febrero de 2022

Trovadorías haikusianas



Hace ya tanto tiempo que te quiero,

es este amor tan fuerte,

y tanto el tuyo espero,

que no sabré dejar ya de quererte

porque quiero quererte hasta la muerte.


***********

lunes, 21 de febrero de 2022

3 movimientos con música


Fame


Grase


Pulp fiction







https://www.youtube.com/watch?v=H1gMQ_q3FSM


https://www.youtube.com/watch?v=H1gMQ_q3FSM


https://www.youtube.com/watch?v=bkWevngKTcw



https://www.youtube.com/watch?v=P4s2jgG5Bek



https://www.youtube.com/watch?v=vJy5EMEFnBY



domingo, 20 de febrero de 2022

Haikusín sin mesías

 

Sibelius: Vals triste

Cuántas veces las ansias 

de ver nos hacen ver.

Y qué pocas los sueños

se realizan si no los realizamos.


viernes, 18 de febrero de 2022

Toma de conciencia

Haendel: Chacona

 

Mirar alrededor y comprender que estamos solos; que el mundo con sus gentes, el sol y las estrellas, el pasado, el futuro... son algo muy ajeno a nuestra identidad. Que mi vida es mi vida y mi muerte es mi muerte y que las viviré y moriré solo conmigo. Y no llorar de miedo ni anhelar lo imposible hasta desesperarnos. Amar lo que hemos sido sin nombres y sin fechas. Aceptar nuestra esencia temporal.


miércoles, 16 de febrero de 2022

Receta para hacer obras maestras:


Berg: "A la memoria de un ángel"

No pocos son los teóricos que especulan sobre la forja de un poema y similares. Aquesta poética o criterio es tan válida o minusválida como las demás:

Receta para hacer obras maestras
        (Soneto oncecafónico u honzesiláviko)

Que no pretenda ser obra de arte, sino de vida.
Que su flecha apunte, como diana, al corazón pensante.
Que la razón no rechace su emoción por sentimentaloide.
Que satisfaga al homo sapiens sin olvidar al ludens.
Que su lenguaje no sea anticuoide ni experimentaloide.
Que actualice y renueve la tradición.
Que sea tan noblemente seria como dignamente 
            bienhumorística.
Que trate un tema tan sustancial como para que 
            despierte el deseo de compartirla y legarla.
Que inserte el individualismo en la colectividad, sin 
            que esta lo menoscabe.
Que la mayoría sensata se reconozca en ella.
Que consideremos si Homero, Petrarca o Dostiewski 
            se sentirían orgullosos de ella.



martes, 15 de febrero de 2022

Winterreise 24



Der laiermann




Winterreise O




Winterreise

I
Todas las tardes salgo a caminar,
cuando el ocaso asoma su incendio diamantino,
por el bosque de piedra que ya es esta ciudad.
En esta casa oscura, tan luminosa ayer, 
aún vive -todavía-, lentamente alejándose, 
mi Amada, la que puso su sonrisa 
en mis labios y me enseñó a mirar 
la luz que hay en las sombras. 
                                                    No hace mucho 
de esa vida feliz que compartimos. 
                                                            Vengo 
cada tarde a resucitar aquella 
existencia. Contemplo el alto cielo. Sale
enseguida la luna dispuesta a recordarme 
con su cadáver gris cómo Ella se marchó 
definitivamente, y cómo yo me fui 
de esta casa, también 
herido. 
                En el crepúsculo 
paso por esta calle y son cenizas 
lo que mi corazon sigue encendiendo 
mientras crece la noche.

II
Yo contemplo la noche estremecida 
por el fragor de las constelaciones 
y oteo el nacimiento del origen 
devanándose hacia un final sin fin.
Un dios sin rostro puso la semilla 
de la absoluta perfección, y el mundo 
se ofreció ante los hombres igual que una manzana 
inalcanzable y pura, convertida 
en veneno sin triaca
si nuestra voluntad la cultivaba. 
Así fracasó el mundo; y me pregunto 
qué hubiera sucedido si el buen dios 
hubiese permitido que los hombres 
fueran demiurgos de sus propias vidas.

III
En una de esas noches llameantes
palpé la vibración del río, vi, 
recostado en su orilla,
la alta luz de una estrella silenciosa 
incendiando la sombra; el fuego azul 
de los sueños brizó mi corazón 
y sustanció la invisibilidad: 
su reverberación se hizo materia 
y, como un clavecín multiplicante, 
brotó una sinfonía de esplendores 
y todo lo inefable se hizo verbo.
¿Hay más vida detrás de las estrellas?,
pronunciaba un relámpago interior.

IV
Entro en mi corazón y hallo la luz 
de la naturaleza transmutando 
la materia, el espíritu, las cosas 
que conceden la plenitud al caos.
En esa claridad no existe el tiempo, 
no hay antes, ni después, ni ahora; 
todo es la transparencia de sí mismo; 
no hay más todo que el uno innumerable, 
y el uno innumerable está en el todo 
como yace lo ubicuo en lo infinito : 
@tú eres yo y yo soy tú, conciencia errante 
de una humanidad silente y cósmica@
El armonioso paroxismo cesa 
de súbito como una estratagema 
de algún dios o diablo inescrutable.

V
Qué feliz convivencia la de entrar en el alma 
y hallar el propio corazón diciéndote
las palabras que tú ya le dijiste 
y muestran vuestra cálida armonía.
Como siempre he vivido separado del mundo 
no me duele esta fiera soledad que la muerte 
me impone, dulce Amada. Pero es cierto 
que desde que te amo ya no me basto solo 
y me parece cruel este castigo.
¿Hay más vida detrás de las estrellas?


lunes, 14 de febrero de 2022

Para que el amor perdure


LUNES, 11 DE MAYO DE 20

Clara Wieck: Variaciones sobre un tema de R. Schumann

Cartas a El-la:

No creas que el enamoramiento tiene que ver con el amor; todo lo contrario. Nada cuesta enamorarse: el enamoramiento es una "actividad" pasiva, una fascinación. No todos saben convertir ese espejismo en amor. Amar es una actividad voluntariosa. Y solo cuando dejas de gozar el enamoramiento estás en condiciones de amar. Enamorarse es inventar al otro; amar, reconocerlo como ser real y digno.

Demuéstrale tu amor, pero díselo también. En el amor, la palabra es la mejor caricia.

La mejor arma del que ama es hacer ver que la dicha del otro es causa de la propia.

Confía en que cuanto te dice es para tu bien, como lo que le dices es para el suyo.

Dale todo cuanto esperas que te dé y serás el más rico de los dos.

Procura una satisfacción recíproca.

Si te esfuerzas en hacer feliz el instante, el tiempo parecerá solo un instante.

Si quieres que te comprenda, empieza por comprender.

Si aconsejas más de dos veces para mejorar cualquier virtud, la tercera convertirá la virtud en un defecto y a ti en un criticón.

Tiende puentes para acercarte y para que el otro pase; pero no te excedas porque se entenderán tus puentes como acosos.

Primero debes saber exactamente qué es lo que quieres, y luego qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo.

Todas las historias de amor empiezan y terminan. Lo importante es que no las mate uno de los dos.

Por muy importante o urgente que sea algo, la prisa por resolverlo transformará la conversación en disputa.

Todos tenemos un espacio interior -y a veces físico- incompartible. Respétalo.

Sé tolerante o estarás predicando que no te toleren.

Si destruís algo hoy, reconstruidlo antes de que anochezca.

Es falso que no se pueda convivir hasta la muerte. Lo que es cierto es que nadie puede vivir con otro si antes no ha aprendido a vivir consigo mismo.

Antes de decidir algo definitivo piensa que el único viaje que importa es el viaje interior: allí es donde te estás esperando cada día. Y no es bueno hacerlo siempre en soledad.
Leer
https://www.google.com/url?rct=j&sa=t&url=https://www.cervantesvirtual.com/portales/antonio_gracia/242384_entrevista/&ct=ga&cd=CAEYASoTNTQ0NTMwNzgyMDQyNTM1Mzc2OTIaODVlYjYyMzY0YzdmNjhlZTpjb206ZXM6VVM&usg=AFQjCNEolSxJ4-8tm1VXuvI8iluLzoi8Vg

viernes, 11 de febrero de 2022

Nosferatu


Trailer

Completa


(Algunos títulos dejan de verse cuando ya se han visto un determinado número de veces. En ese caso basta con buscarlos en youtube o google para acceder a ellos).

El origen de todos los dráculas del cine (pero esta no es solo una película).

jueves, 10 de febrero de 2022

Lecturas virtuales.


Boccherini: Minuetto

Siempre he sido un lector errabundo. Me parece que lo que leo en una página ya lo he leído en otra que también leí hace tiempo. Necesito una docena de títulos a mi alcance para, cuando me canso de uno, pasar a otro en busca de lo distinto, lo desconocido, lo descubridor de mí mismo y la existencia. 

        Eso es lo único bueno que tiene el libro electrónico: que permite llevar varios miles de libros en una biblioteca de apenas unos centímetros y saltar por sus estantes como un simio que, además, encuentra los títulos a los que regresa abiertos por la misma página en la que los dejó. 

    Pero donde haya una tecnología gutemberguiana que no acudan las demás. El libro impreso es como un cuerpo que te espera: y no hay cósmico o místico orgasmo semejante al que te produce aquel que abres y sabe decirte lo que necesitas oír mientras lo penetras hasta el corazón. Hechos de carne estamos, de materia muriente. Por eso el tacto amable nos permite, más que ningún otro sentido, considerarnos vivos.


miércoles, 9 de febrero de 2022

La soledad poética


Schumann: La palabra del poeta.

Una de las causas de alejamiento entre los seres humanos consiste en la dificultad o imposibilidad de compartir sus identidades. Todos tenemos un espacio interior en el que apenas cabe el otro; y sin embargo el otro lo pretende invadir porque entiende que en eso consiste la entrega: en el desnudamiento y mutua ofrenda de la intimidad. 

     Pero no: dos personas pueden aunarse en una sola  para complementarse, no para desindividualizarse. El yo íntimo es el territorio cuyas fronteras, por leves que sean, no se pueden transgredir. Hay muchos que no lo entienden, o no lo aceptan: y se rompe la convivencia social, se acaba la amistad, se quiebra la pareja. 

       La soledad consiste precisamente en la falta extrema de sintonía con los demás: en el ensimismamiento absoluto, rayano ya en lo autista: en la comunicación exclusiva consigo mismo. Y sin embargo, es ese el territorio del poeta / artista a la clásica usanza.     Cuántos abismos celestiales surgen de la tortura del autoconocimiento.




¿Descartes?




Lo del "pienso, luego existo" ya no vale: porque todos conocemos a demasiados que existen y no piensan.

lunes, 7 de febrero de 2022

Ronsard: Prieto de Paula y otros

Elegía, himno o sátira?

¿Qué quisiéramos sino percibir, como lectores, la exactitud que los autores de cualquier lengua escribieron en la suya y no es nuestra porque la desconocemos? Y no es que el traductor sea un traidor, sino que la lengua es un ser vivo que otro ser vivo llamado lector interpreta sin poder liberarse de las convulsiones significantes de la palabra, el idioma, la connotación... Traducir no es sino interpretar fielmente en otra lengua lo que el autor creó en la suya. Y nadie puede ser el que no es, por mucho que intente investirse de tal. Una frase melódica de Bach no suena igual en las manos pianísticas de Gould que en las de otro intérprete. 

He aquí un difícil ejercicio de apropiamiento de un hermoso soneto que, partiendo de la tradición, otros muchos poetas han imitado y muchos han traducido lo más fielmente al original y lo menos infielmente a su interpretación, dicción y estética.

Adelanto el poema original y cómo lo leo en castellano, sin el corsé de la métrica:
Pierre de Ronsard
Sonnet à Hélène

Quand vous serez bien vieille, au soir, à la chandelle,
Assise 
auprès du feu, devidant et filant,
Direz, chantant mes vers, et vous esmerveillant:
Ronsard me celebroit du temps que j'estois belle.

Lors vous n'aurez servante oyant telle nouvelle,
Desja sous le labeur à demy sommeillant,
Qui, au bruit de Ronsard, ne s'aille réveillant,
Benissant vostre nom de louange immortelle.

Je seray sous la terre, et, fantosme sans os,
Par les ombres myrteux je prendray mon repos;
Vous serez au fouyer une vieille accroupie,

Regrettant mon amour et vostre fier desdain.
Vivez, si m'en croyez, n'attendez à demain ;
Cueillez dés aujourd'huy les roses de la vie. 


Soneto a Helena

Cuando seas anciana, y estés frente al crepúsculo,
sentada junto al fuego, hilando y devanando,
dirás maravillada recordando mis versos:
Ronsard me celebraba cuando yo aún era hermosa.

Entonces no habrá nadie, al oír mis poemas,
incluso si el cansancio lo hubiera adormecido,
que al ruido de Ronsard no despierte del sueño
y bendiga tu nombre con odas inmortales.

Yo estaré bajo tierra y, fantasma sin huesos,
descansará mi cuerpo junto a mirtos umbríos.
Tú estarás, ya marchita, delante del hogar,

añorando mi amor y odiando tu desdén.
Así que créeme: no esperes a mañana;
coge desde ahora mismo las rosas de la vida.

Resalto algunos de sus semas para ver cuál de los traductores acierta o desacierta en su sonetización, tarea que siempre empuja a la distorsión semántica cuando no a su desvarío ("con estupor de abuela", "aún con el agua al pie", "al escuchar tal cosa"...) por los condicionamientos de la rima, el ritmo ... 

    - Himnificación del amor: Ronsard ensalza la belleza de Helena, a quien ama y por quien no es amado. Himnifica el amor.
    - Para convencerla de que lo ame recurre al consejo imperativo del carpe diem final -casi la conclusión de un silogismo-, no sin antes hacer que se contemple a sí misma en una estampa en la que es vieja, chantajeándola emocionalmente con esa contemplación al resaltar la fealdad que nadie le aceptará y que solo podría paliar con el recuerdo de que vivió amorosamente (por ejemplo, con Ronsard, quien la amó y cantó su belleza). 
    - Es como si le dijera: Rectifica, Helena; si no quieres verte así, ámame.

Veamos ahora tres traducciones -de Leopoldo Panero, Javier Lentini y Fernando Aguirre de Cárcer- o versiones enclaustradas en el soneto, que no destilan el lirismo melancólico del original ni recrean suficientemente el pequeño universo fundido de himno,, elegía, sátira y amenaza, futuro y pasado imaginarios: como una brevísima utopía que devendrá distopía; y, finalmente, otra inédita de Ángel Luis Prieto de Paula que, en mi opinión, mejora las precedentes:

Leopoldo Panero:

Cuando vieja ya seas, y a la luz de una vela

te sientes junto al fuego, con el hilo en la mano,

al entonar mis versos, con estupor de abuela,

dirás: cuando era bella, Ronsard me alabó en vano.


No vivirá ya entonces la criada en duermevela,

casi rendida al término del quehacer cotidiano,

que al oír ¡Ronsard! despierte, con voz que el sueño vela,

bendiciendo, al nombrarte, lo inmortal de lo humano.


Fantasma deshuesado, yo estaré bajo tierra,

y entre mirtos sombríos de mi paz gozaré;

tú, anciana, que los ojos junto al rescoldo cierra


mi amor lamentarás y el desdén de mi fe.

No esperes a mañana: mi consejo no yerra.

¡Coge hoy las rosas vivas, aún con el agua al pie!


--------------------------

Javier Lentini:

Cuando seas muy vieja, al claror de una vela

junto al fuego, de noche, devanando e hilando,

recitando mis versos, dirás, maravillando:

Ronsard me celebraba, cuando yo era muy bella.


Ante tal nueva, ni una habrá, de tus doncellas,

ya sobre sus labores a medias dormitando,

que al rumor de mi nombre no vaya desvelando,

con eterna alabanza bendiciendo tu estrella.


Yo estaré bajo tierra: fantasma nebuloso,

entre mirtos umbríos tomaré mi reposo:

Tú, en el hogar, serás una anciana encogida,


lamentando mi afecto y tu desdén, puritana.

Vive, créeme, ahora: no aguardes el mañana:

Recoge desde hoy mismo las rosas de la vida.


-----------------

Fernando Aguirre de Cárcer:

Cuando seas muy vieja, en la penumbra ociosa,

hilando y devanando junto al fuego sentada,

al cantar mis estrofas dirás maravillada:

“Ronsard me celebraba cuando era tan hermosa”.


No habrá sirviente entonces al escuchar tal cosa,

por el trabajo rudo ya medio adormilada,

que al rumor de mi nombre no despierte encantada,

bendiciendo tu nombre, de alabanza gloriosa.


Yo estaré bajo tierra y, espectro descarnado,

a la sombra del mirto dormiré sin cuidado.

Tú serás en tu hogar una anciana encogida,


llorando mi amor muerto y tu repulsa vana.

Créeme: Vive ahora. ¡No esperes a mañana!

¡Recoge cada día las rosas de la vida!


------------------

Á. L. Prieto de Paula:
Cuando seas muy vieja, en la estancia sombría,
devanando e hilando, junto al fuego sentada, 
musitarás mis versos; luego, maravillada,
dirás: “Cuando era hermosa, Ronsard me enaltecía”.


No habrá ya una criada haciéndote compañía,
que, exhausta del trabajo y medio adormilada,
al escuchar mi nombre, dé un respingo alterada
y glorifique el tuyo, de inmortal nombradía.


Yo estaré bajo tierra, fantasma deshuesado,

y a la sombra del mirto descansaré acostado;

tú serás a la lumbre una vieja encogida.


Mi amor y tu desdén ya serán pena vana.

Hazme, pues, caso y vive: no aguardes a mañana.

Desde hoy mismo recoge las rosas de la vida.