Visitas

Seguidores

lunes, 4 de marzo de 2019

CARNAVALANDIA


Chaikoski: S. Patética, Adagio

Cuanto más avanza el progreso más nos alejamos de la Naturaleza. Los bosques se han petrificado en forma de avenidas y rascacielos. Los árboles han sido sustituidos por las antenas parabólicas y nos subimos a ellas como simios que han olvidado su condición y evolución de humanos. Tal vez por eso hay quienes no consideran un error decir “personas humanas”: quizá porque cada día hay más personas inhumanas.
De la sencillez, nobleza y genuinidad del hombre natural solo nos queda la infancia, ese lugar del que nos ha ido exiliando el proceso social, tan necesario pero tan injustamente reglamentado, y que subyace en nuestra conciencia como un paraíso perdido e irrecuperable. El pensamiento clónico ha conquistado nuestras mentes. Los licenciados en analfabetismo y los sindicatos de insolidaridad son cada día más numerosos. Hemos creado una civilización tan egoísta que nos aleja de la cultura fraternal del corazón.
Salir de la adolescencia significa entrar en los bancos del Estado de Bienestar para aprender a cambiar nuestros sueños por las divisas del dinero, gran dios de un mundo ocioso que cree que el bienestar consiste en llenarse los bolsillos a costa de insensibilizarse para no ver el propio estado de íntimo malestar, la muerte universal por hambrunas programadas y otras grises postales.
80 años después de que Huxley nos mostrara “un mundo feliz”, estamos muy cerca de alcanzarlo. Como he dicho, la Naturaleza ya no forma parte de nuestra experiencia, sino de la leyenda y la Historia; y así como para tener alguna idea sobre ella hay que asomarse a los documentales televisivos, para conocer qué cosas verdaderas son un hombre o una mujer es preciso adentrarse en un libro, puesto que fuera de ellos encontramos más consignas robóticas que propia reflexión, y menos carne y hueso que cirugía plástica. Ya lo dijo Quevedo: "los que parecen rostros son máscaras”. 


3 comentarios:

  1. E pur si muove. Natura sabe. Nosotros, mucho menos.

    ResponderEliminar
  2. Comparto plenamente la mirada y algunas ilaciones que sospecho que me ha leído mi pensamiento.La pregunta es cómo se sale de esto?.Tal vez "íngigoHorizonte" arrimó una respuesta.La tercera frase.Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sospecho que no hay salida. Nacer, a la vida y a la sociedad, es subirse a un tren que no tiene más parada que la de la muerte y el progreso hacia la deshumanización.
    Saludos.

    ResponderEliminar