Visitas

Seguidores

lunes, 12 de febrero de 2018

Un arte perdurable.


Strawinsky: Apolo y las musas


El hombre solo puede sobrevivirse prolongando esta vida o creando otra que sea vivida por cuantos van naciendo tras él. Para eso debe construir una obra tan inolvidable que todos la necesiten y la salvaguarden. Quien desea perdurar debe escribir -pintar, componer...- a guerra y muerte contra quienes escriben -pintan, componen...- igualmente para perdurar. Nace lo que bien puedo llamar darwinismo artístico: una lucha por la permanencia -artística: vital- en la que cada autor debe superar a los demás, matar a los que quieren disputarle un lugar en la memoria. 
      El arte es, así, una carrera de relevos en la que solo permanecen los mejores. Y estos, por extraño que parezca, no son los que se dejan llevar por poéticas artísticas, sino los que defienden y avivan la estética y ética humanas: quienes escriben para el hombre, no para el arte. 


3 comentarios:

  1. ME GUSTA ESPECIALMENTE LA ENTADA DE HOY. EL ARTE ES UN LEGADO INAGOTABLE. TESTAMENTO DE ESFUERZO, BELLEZA Y VOLUNTAD DE LAS SUCESIVAS GENERACIONES DE ARTISTAS GENIALES.

    ResponderEliminar
  2. Buenisime prosa, genial, pero eso de perdurar los mejores no siempre es así, ya que la ley del marketing de liderazgo nos enseña que es mejor ser el primero que ser el mejor.

    ResponderEliminar
  3. La finalidad del Arte es hacer perdurable lo mortal que merece inmortalizarse. Lo demás son bambalinas y venta de conciencias artísticas. Así que el mejor no es el primero en ventas, sino el que nunca muere porque su valor no está en el precio.

    ResponderEliminar