Visitas

Seguidores

miércoles, 18 de septiembre de 2013

En un mundo sin límites


- Ana: Me ha gustado un cuento de Morin en el que el autor afirma tener nostalgia de otras vidas. Describe visiones intrauterinas, y de hace siglos, e incluso de existencias posteriores a su muerte. ¿Es solo ficción o tiene base real?
- Profesor: Con la teoría de los mundos paralelos, o la nueva astrofísica..., todo es posible. Ya sabes: el tiempo no es el de nuestros relojes, sino que es una nueva dimensión que atraviesa el espacio y puede hacer posibles los viajes espaciales que antes nolo eran. Tú podrías estar en dos puntos del universo, tener otro “yo” en cualquier lugar del tiempo… es complejo y contra nuestra lógica…
- Siempre nos dices que hay que actuar con lógica…
- Sí: con una lógica tan amplia que admita que lo absurdo solo es una parte de la logicidad que aún no hemos conseguido encajar ni asimilar. Recuerda el lema de Sherlock Holmes, el personaje de Conan Doyle: “Cuando se ha eliminado lo imposible, lo que queda es la verdad, por muy improbable que parezca”. Desde Einstein y su Teoría de la Relatividad ha pasado igual que con Colón, Galileo, Newton, Pasteur, Freud y otros: descubren que vivimos en un mundo multiforme, sin fronteras ni límites, y marcan un punto antes de ellos y después de ellos,  por lo que debemos cambiar nuestra visión, las costumbres, las leyes…
- Pero eso es agotador…
- Recuerda: “adaptarse o morir”. Muchas cosas han cambiado desde el descubrimiento de los ordenadores. Regresar a un mundo sin internet, o sin televisión, sería como volver a la Prehistoria. No solo nos hemos adaptado, sino que pocos querrían retroceder en sus costumbres a las de hace unas décadas. Sería como si tú te hubieses detenido y continuaras vistiendo con pañales… ¿Te gustaría?
-Y por qué nos critican tanto por navegar en internet?
- Porque no hay utensilios malos o buenos, sino buenos o malos usuarios.