Visitas

Seguidores

lunes, 17 de diciembre de 2018

Sicalipsis

Schumann: Carnaval

Igual que no hay mayor sexapil que una inteligencia sensitiva, nunca hay mejores manos para acariciar que unos poemas de amor.
Esa es la verdadera sicalipsis.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Mankiewicz: Cleopatra



En castellano, completa >>>:
Pulsar

Éramos adolescentes y, como viaje de fin de Bachillerato, recorrimos 5.000 kilómetros por Francia, Alemania, Austria, Italia...
En Viena entramos a un Kino en el que proyectaban "Diario de una nudista", o algo así: solo entendíamos lo que veíamos.
Al día siguiente, yo vi esta Cleopatra, de la que nada más que comprendí con claridad muchos "suban-empujen-estrujen-bajen" y que la Cleo se bañaba en leche templadilla.
Años después, muchos sesudos cinéfilos de libro convencieron a media tribu de que las cuatro horas de metraje eran puro cine. 

Kubrick: Senderos de gloria

ORSON WELLES: Sed de mal

viernes, 14 de diciembre de 2018

La soledad del artista


Schumann: Ensueño

Todos tenemos un espacio interior en el que apenas cabe el otro; y sin embargo el otro lo pretende invadir porque entiende que en eso consiste la entrega: en el desnudamiento y mutua ofrenda de la intimidad
     Pero no: dos personas pueden aunarse en una sola para complementarse, no para desindividualizarse. El yo íntimo es el territorio cuyas fronteras, por leves que sean, no se pueden transgredir. Hay muchos que no lo entienden, o no lo aceptan: y se rompe la convivencia social, se acaba la amistad, se quiebra la pareja. 
     La soledad consiste precisamente en la falta extrema de sintonía con los demás: en el ensimismamiento absoluto, rayano en lo autista: en la comunicación exclusiva consigo mismo. 
     Y sin embargo, es ese el territorio del poeta / artista / creador a la clásica usanza. Cuántos abismos celestiales surgen de la tortura del autoconocimiento.


jueves, 13 de diciembre de 2018

La reconciliación. El abrazo amoroso

Chopin: Nocturno

- Eres más rubia que una metamorfosis esdrújula -le díjole diciéndole como si le dijera otra cosa.
- ¡Y tú eres tan sensato como un poliedro izquierdo visto desde un púlpito errabundo!
- ¡Pues tú te pareces al mejor político, ese que se parecería al mejor político si existiera alguno eficazmente bueno!
- ¡No me hables de política que te enfadas para que te dé la razón!
- ¡No me hables de enfados que estoy que me asurbanipalo!
- ¿Y de qué quieres que te parlamente?
- ¡No me hables de eso o te hablo de lo otro! 
- Gracias, pero te lo agradezco. 
¡Ya no me mandas flores!
- ¡Ya no me envías poemas!
- ¡Tú, que no tienes dioptrías!
- ¡Deslízate inconverso!
- ¿Te acuerdas de cuando sin hablar nos entendíamos?
- ¡Es que el amor dice las cosas más bonitas que no existen para ver si existen! 
- ¡Pero si tú nunca me has querido!
- ¡Vaya, al menos coincidimos en algo!
- ¡Yo reconozco que el primer desamor fue el tuyo! 
- ¡Carámbano! ¡No me hables de eso que me disturbio, me encarabincunquino y me atrofio!
- ¿Menuda zenzivilidá tiés oy!
- ¡No me hables de ...!
- ¿Lo ves? ¡Si nos callamos parece que seguimos amándonos!


miércoles, 12 de diciembre de 2018

Cuando el Arte es el arte de fingirlo.-


Las mejores obras de arte

Hay muchas tendencias artísticas que solo tienen de arte lo de tendenciosas, puesto que señalan caminos del pincel, la pluma, la batuta... pero que no llegan al corazón humano, con lo cual el cerebro acaba por eliminarlas. De ellas solo queda el recuerdo del querer y no poder en la historia de la sociedad, la búsqueda, la técnica... y el fracaso.
     Un urinario museificado, una pipa que, evidentemente, no lo es, y se redunda en ello con el verbo, una lata de cola que es simple chatarra ... solo son tributos a la presión que la sociedad de consumo hace sobre el individuo, que es pretender eliminar el individualismo y evitar que piense al margen de eslóganes. El Progreso humano ha traído en muchos aspectos el regreso a la deshumanización. Y con ello, el río revuelto para ganancia de malos pescadores: la invasión de lo efímero y coyuntural. Tal vez por eso muchos siguen en la contumacia de decir "personas humanas": porque algunas son inhumanoides.
     La Libertad guiando al pueblo es un canto a la libertad, como el Guernica tal vez sea una condena de la opresión. No solo son demostraciones de la presencia social en el Arte: son bellezas y alegorías sobre temas universales, conquistas del hombre sobre la maldad y hacia la bondad. Sin embargo, un ex-orinal y una seudopipa apenas van más allá de la pataleta lúdica o el "épater le bourjois": son iconos del malestar del arte, de la estulticia, del pudridero de lo novedoso, del ansia de ser fugaz cometa en vez de estrella luminaria en el firmamento de la creación. 
     O sea: una cosa es renovar la tradición, y otra aceptar pasar por las horcas caudinas de las masas para obtener aplausos. Jamás se olvidará ni morirá la libertad, porque nace en cada hombre; pronto un urinario será una ocurrencia del pasado, por mucho que todo ser humano necesite desovar los restos de su sed.
     Ocurre con el objeto parartístico como con las aporías de Zenón: jamás alcanzarán el arte de ser Arte, igual que Aquiles, el de los pies ligeros, nunca conseguirá alcanzar a la tortuga ni la flecha llegará hasta la diana. 
     Podrán calificarse esos objetos de inteligentes, o ingeniosos: pero no parece muy inteligente utilizar la inteligencia para crear mentecateces.
Las peores obras del mundo