Visitas

Seguidores

viernes, 2 de diciembre de 2016

La canonización del poetastro



Oda a un falso poeta


Estupra los conceptos, ludibria la belleza,

regurgita palabros y rebuzna cadáveres:
necrofágiate en versos de prosa cotidiana.

Jamás te sinestesies, pronúnciate liróforo.

Ignora que realmente eres un ignorante.
Aprende la liturgia del aplauso sin méritos.

Arrímate a los ciegos, que son los que demuestran

su solidaridad con lo mediocre y frívolo,
virtudes esenciales de la gran multitud.

Sé digno de su herrumbre y agrúpate con ellos:

te seleccionarán para una antología
si has sabido esquivar la dignidad.

Si no, no existirás hasta que te hayas muerto

y los hijos de quienes preterieron tu nombre
prefieran preterir al que no se les rinda.


Ir a
Epigramas

El infinito número de máculas

Improvisación

La falta de autocrítica

Los Poetísimos 

jueves, 1 de diciembre de 2016

Respuestas desde la SEDE, 13: ¿Tradición o vanguardia?

Prokofiev: Ángel de fuego

- Seguimos: ¿Tradición o vanguardia?

- La tradición es una vanguardia que anda lentamente, asimilando, actualizando, aceptando lo que aporta de sustancial y desechando lo que es meramente circunstancial. Todos los clásicos fueron vanguardistas, de una u otra manera, porque lo que pretendían expresar les exigía un lenguaje nuevo, y para ello no son suficientes las palabras, sintaxis, perspectivas, colores, pinceladas, técnicas, acordes… reconocidos. Por lo tanto es la obra la que necesita y exige lo nuevo, no el artesano: el creador, no el pretencioso de triunfo.

     Toda vanguardia o academicismo gratuitos mueren, lo mismo que todo lo que necesita actualizarse queda afónico o mudo si no se revitaliza. Masaccio y Leonardo necesitaron la perspectiva, Van Gogh la pincelada furiosa. Joyce y otros precisaron el monólogo interior y no por eso pintaron mejor el siquismo que Dostoyeski. ¿Quién es más actual, el surrealista per se o el que utiliza el surrealismo como un medio y no como un fin para unir sensaciones? ¿Altazor, las Coplas de ManriqueLos ojos de la Metáfora -repudiado este por su autor-?). 
     Todo lo que no añade, sobra. La inteligencia artística es la única que intuye, sabe, crea, perenniza.




miércoles, 30 de noviembre de 2016

Respuestas desde la SEDE, 12: Eclepticismos

Rachmaninov: C. piano nº 2 (I), grabación histórica. 


- ¿Tradición o vanguardia?

- Toda la Historia del Arte puede resumirse con el título de una serie de conciertos de Vivaldi, cuyos cuatro primeros conocemos como "Las cuatro estaciones": Il cimento dell` armonia e dell` invenzione (La lucha entre la armonía y la invención), o, lo que es equivalente: el enfrentamiento entre tradición y vanguardia. Esa lucha y la búsqueda de un nuevo equilibrio -la inserción de la vanguardia en la tradición- es la constante en música, pintura, literatura... y el pensamiento mismo. 
     Neoclasicismo y romanticismo, neologistas o puristas, academicismo y rupturismo, apolíneo y dionisiaco... son términos que aluden a esa confrontación. Pero lo que importa es la obra maestra, no cómo se ha llegado a ella: y una de las constantes es la fusión armoniosa de cuantos elementos -académicos, rupturistas- la componen: el eclepticismo, la conciliación de los mejores materiales y métodos.
     Un buen ejemplo es Rachmaninov: su música debe mucho al pasado, pero cada presente lo resucita tanto como al mejor vanguardista. Y esa es la consigna y el mérito: que una obra de arte diga mucho a cualquier hombre. ¿Y cuántas obras humanas dicen mucho a los hombres de cualquier tiempo?
     Bach es el equilibrio; Beethoven, la pasión dominada; Mozart, la excelsa ludopatía. 
     ¿Por qué preferir a Góngora y no a Garcilaso o Petrarca? ¿A Rembrandt y no a El Bosco?; ¿Miguel Ángel o Leonardo? ¿Por qué no "preferir" a los dos, puesto que así es el hombre, conciliciación de contrarios? Y así nace el poema, la pintura, la música, la gran obra de arte: de la conciliación de contrarios convertidos en complementarios: el eclepticismo. "Escuchar los colores, ver la música, / convertirlos en vida con palabras".
Pulsar:

Respuestas desde la SEDE, 1: ¿La poesía?

martes, 29 de noviembre de 2016

Respuestas desde la SEDE, 11: El instante privilegiado

Scriabin: Poema del éxtasis

- ¿Instante privilegiado?
     
- Antes he aludido al "instante privilegiado". Efectivamente, no siempre sentimos con igual intensidad, ni vislumbramos lo invisible, ni razonamos con lucidez... La estrategia del autor, o su método, es esa complicidad de irracionalismo compulsivo y razón pulimentadora que borra lo accesorio hasta imponer el YO personal, no el de las "musas" (por eso Valéry afirmaba que sus escritos no le parecían verdaderamente suyos hasta que no los había corregido suficientemente. Y por eso, antes, Poe, Worsword, JRJ… volvían una y otra vez sobre sus textos). 
     Lo que le importa al autor es la búsqueda de una verdad más que su hallazgo -aunque este llegue por la búsqueda-. La búsqueda de un yo tan íntimo como social, universal e intemporal; y para ello utiliza su sinestésica e hiperestésica sensibilidad, estudiando todos los yo de los autores anteriores: para construir el propio: eso es la originalidad, construir un yo con lo aprendido y superado de los yo ajenos. La originalidad no consiste en ser distinto, sino en poseer el rasgo distintivo, eso que llamamos "estilo".
     Tal estrategia o método incluye la consideración de que todo artista es hombre, pero no todo hombre es artista: de manera que hay que sentir, pensar, crear, dirigiéndose al hombre, no solo al artista. 



lunes, 28 de noviembre de 2016

Respuestas desde la SEDE, 10: El tema principal

Ketelbey: El santuario del corazón


- ¿Cuál es el tema más importante de tu escritura, y el central de cualquier autor?

Durante muchos años he oído decir de mi escritura que es solipsista, prisionera de mis obsesiones. Tal vez me lo hayan dicho o escrito para calificarme, o descalificarme; pero si bien se mira, ese ataque es en realidad un halago, porque implica haber construido, mejor o peor, de grado o por fuerza, un mundo, o un modo, propio. Así que la verdadera respuesta es esta: el tema principal -el mío y el de todos- es la búsqueda del yo; y basta mirar la Historia: todos los individuos, grupos, naciones... han luchado por defender su geografía, su idiosincrasia, sus ideales, su tradición, su ser... frente a los demás. Eso provoca chovinismos, pero también caminos hacia la solidaridad cuando los pueblos comprenden que se necesitan más que se repelen, y de ahí que las tribus se anuden en estados y estos en naciones, imperios... Buscan un yo social cada vez más universal. 
     Ese es el camino: el hallazgo de un yo solitario -intensivo y expansivo, no repetitivo- que se convierta en solidario sin prescindir del espacio anímico intransferible e incompartible que conlleva ser artista, autor. Y ese es el mundo que se alcanza en algunas obras: "el nombre conseguido de los nombres", lo propio que algún día será cósmico. Todos los demás senderos son subsidiarios de este, que se aborda desde diferentes perspectivas.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Tropecientos mil millones de poetas...


Don Mendo ilustra a Azofaifa



- ¿Y vosotros por qué estáis en El libro de los Mejores Poetisos?
- Porque soy de los de la estética dominante.
- Porque en una antología democrática deben figurar más mujeres que hombres, como en el censo. Aunque escriban tan mal como ellos.
- Porque está de moda el homosexualismo.
- Porque tengo un cociente intelectual lírico superior a 0`70.
- Porque soy del colectivo adolescentes al verso.
- Porque ya he escrito tres libros sin haber leído nada de nada.
- Porque he asistido con provecho a cuatro talleres de poesía ínclita.
- Porque no había otro peor en el de "un mínimo de 300 versos". 
- Porque improviso ripios a granel.
- Porque soy el que mejor dispone la mala prosa como si fuese una ramplonería de versos industriales.
- Porque soy inclasificable y eso me clasifica entre los tales.
- Porque le he dicho a tantos, y tantas veces, que soy un poeta excepcional que nadie se atreve a dudarlo.
- Porque antes uno podía ser famoso por lo que escribía, y ahora solo publica aquel que ya es famoso por lo que sea.
- Porque me apadrina Poetazo.
- Porque escribo tan mal como los demás leen, y eso nos fraterniza y convierte en partes de un mismo todo ...
- ¿Alguno está por la calidad y nobleza de su poesía?
- ¡¡¡¡¡¡¡Fuenteovejuna!!!!!!!!!!



sábado, 26 de noviembre de 2016