Visitas

Seguidores

domingo, 25 de octubre de 2020

Queridísimo enemigo:






 

Queridísimo enemigo:

Aquel que incumple las normas de supervivencia -como las que regulan la superación del virus- no es solo un necio inconsciente y egoísta, sino un presunto asesino.



Ciudadano X

De cómo la policía se ve impotente ante la persecución de un psicópata infantil.

jueves, 22 de octubre de 2020

En el Congreso

 

P. Henry: Variaciones para una puerta y un suspiro

¿Para qué hablarle a quien ha decidido

oírse solo a sí mismo?

Hablarle a un necio es ser necio.


miércoles, 21 de octubre de 2020

La vulnerabilidad

Que la muerte nos robe la existencia es inevitable: nos transforma en víctimas del Gran Hacedor y su Big-Bang. Pero que nos convirtamos en victimistas de esa tragedia, en vez de mantenernos firmes ante ese fusilamiento y vivir sonriendo mientras tanto, es la fiel representación de la Kobardía. 

Empecé a practicar la resiliencia -sin saberlo- hace muchos años, como autoterapia y autosicoanálisis. Huyendo del infierno interior, le di un giro a mi inconsciente pero contumaz sentido elegiaco de la vida, tratando de convertirlo en himno. "El himno en la elegía" es un título; como lo es "La urdimbre luminosa". Aunque todo empezó con "Hacia la luz".

En definitiva, la resiliencia es un voluntarismo positivo, un estoicismo con voluntad hímnica.

La resiliencia en dos minutos


martes, 20 de octubre de 2020

El pálpito infrangible

 

Borodin: Nocturno
Cuando los sentidos se embriagan de un suave sentimiento que dilata los ojos, endulza el corazón y lo acelera, aguza nuestro oído y nuestro ingenio, nos atersa la piel o nos la eriza, la voz se hace silencio o casi late en un constante palpitar de los labios inquietos, la boca sabe a besos y sonrisas, la alquimia del cerebro festeja nuestra mente y el mundo es otro mundo que los demás no ven: Entonces, el amor.