Visitas

Seguidores

sábado, 25 de enero de 2020

Lo escrito y lo escribible, 3


Lo escrito y lo escribible (I)

Scriabin: Poema del éxtasiis


7.- Según decía anteriormente, todo autor gesta su obra con cierta ceguera y alguna iluminación: con visión y técnica. Lo intuido tiene que ser verbalizado con adecuación. Y para ello son imprescindibles dos criterios o divisas: expresar sustancias memorables y huir de la idolatría retórica.
     Admitamos que el idioma poético es innumerable, indefinible e inclasificable, y el más difícil de aprender. No tiene normas precisas. En cualquier caso, solo una: debe buscar “el nombre exacto de las cosas”. Para ello debe tallar el poema como un diamante. Lo cual requiere el hallazgo de la idoneidad. Idoneidad entre concepto y expresión: y como son indivisibles, la tarea es ardua.
     8.- ¿Cuáles son los temas imprescindibles y cuáles los versos idóneos para expresarlos? La sabia conjugación de pensamiento lírico y palabra expresiva requiere sutilezas que no se improvisan, sino que las asimila el inconsciente poético hasta hacer compatibles y convertir en uno solo el trance y el intelecto, la verbalidad y su musicalidad... Quien carece de la “gracia” natural nada consigue por mucho “esfuerzo” que haga. Dicho de otro modo: el poeta se hace porque nace con los atributos para hacerse y porque rehace continuamente su poema: porque encuentra la idoneidad lírica entre lo que pretendía decir y lo que finalmente dice (siempre que ambas cosas sean categorías universales).
     Y sin embargo, todo ingrediente que parece imprescindible deja de serlo cuando el auténtico poeta no habla al margen de las poéticas, y prefiere dirigirse al poeta en vez de al hombre:


jueves, 23 de enero de 2020

miércoles, 22 de enero de 2020

martes, 21 de enero de 2020

Una autobiografía disfrazada






Una autobiografía disfrazada

Pulsar para leer 







Llevar la propia vida al pasado y vivirla como si fuera ajena: ese es el mejor modo de autobiografiarnos, conocernos; eso hice en el siguiente poema: ver en el ayer mi hoy; un friso cuyas estampas son esencias que regurgitan la íntima existencia de cualquier hombre o mujer.


El Cuaderno | enero, 2020 de 12:02 am | Etiquetas: Antonio Gracia | Categorías: Poéticas | URL: https://wp.me/p8BKjo-b6a


lunes, 20 de enero de 2020

Pensiones (por ejemplo)

Del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

La realidad del hombre cavernícola no era el bisonte que cazaba y del que se alimentaba, sino el que pintaba -el que se apropiaba al pintarlo- en sus cuevas: esa confiada conciencia de que podía saciar su hambre y anhelos, transformada en pintura sobre la roca, le hacía sentirse vivo y lo convertía en dueño del bisonte, el futuro y la Naturaleza: de este modo -igual que quien traslada lo que siente y piensa a la palabra, a la estatua, la música, o el supermercado-, él era el sujeto de la Historia, no su objeto, que es a lo que ha sido reducido hoy por los partidos políticos, los cuales le dan mucho circo, pero poco pan.
"¿Y teniendo yo más alma / tengo menos libertad?", dice el presente.

domingo, 19 de enero de 2020

Dónde estarán las músicas y versos...

The Shadows: Sleepwalk

Aquel juglar inocente y soñador que convertía en risa la melancolía, como un Pequeño Príncipe amante de las rosas.

Aquel extraño infierno compuesto del ensueño del amor y la imposibilidad de conseguirlo.

Aquel tiempo lejano en el que los enigmas de la existencia siempre iban a desembocar en un río de paz, un manantial de dicha, una entrada a un paraíso.

Aquel fuego capaz de quemar las tristezas y enarbolar canciones.

Aquel ansia de vida que sabía vencer la intrusión de la muerte.

Aquel innumerable y mágico destino que vencía, atropellando lágrimas internas,  todas las sendas hacia los abismos.


Aquel incandescente luchador que arrojaba su sufrimiento al mar para que en él se ahogasen sus tormentas.


Aquel trovador límpido que refugió su desdicha en los libros, la música y los cuadros.

Aquel imberbe cálido que quería ser Lope de Vega o morir en el intento.

(Solo por ser pasado se convierten / en nostalgia las cosas).


¡Dónde estará aquel joven que fui, dónde estará!