Visitas

Seguidores

miércoles, 24 de agosto de 2016

Unos cien mil millones de cadáveres...

Holts: Los planetas (Venus)


Unos cien mil millones de cadáveres han existido desde los orígenes de la vida del hombre en esta Tierra. 

Homínidas neuronas se expandieron por la galaxia del cerebro y fue el estallido de la inteligencia.

Y otros cien mil millones de galaxias, con su cohorte enésima de astros, hay en la Vía Láctea solamente.

Tal vez en esos mundos algún ser ha descifrado al fin el gran misterio de la existencia humana: el de la muerte.

Tal vez alguna estrella ha convertido su fuego inextinguible en vida eterna y aprenderemos la inmortalidad.

Quizá el instinto de supervivencia que rige el Universo haya expandido la Gran Neurona y derrotado acaso el óbito incesante.

No es posible la muerte sin su antídoto.

martes, 23 de agosto de 2016

Juventud centenaria


Holts: Los planetas (Saturno, el portador de la edad)




Nuestros ancestros primigenios, los homínidos que engendraron al hombre, tenían una vida media de 25 años (si alguna bestia o catástrofe no los engullía). Durante ese cuarto de siglo recorrían apresuradamente la adolescencia, la madurez y la vejez. 

En nuestro siglo la sociedad aún no ha asimilado que tener 65 años no significa lo mismo que hace unas décadas. Y lo peor es que el individuo tampoco, y se deja humillar o se autoinflige humillación. 

Hoy hay una tercera etapa de la vida: a la juventud y ancianidad hay que añadirle, en medio, la extensa madurez recolectora de las décadas vividas. La alimentación, la medicina y otros factores han ido desterrando la decrepitud y aumentando la lucidez (salvo en los que quieren creer que tienen 30 años cuando cumplen los 75).

Dícese que pronto será normal cumplir 100 años. Aunque tal vez, si no se descubre cómo regenerar las células, esa población de jóvenes centenarios, trasplantes incluidos, serán hermosos monstruos del Frankenstein del Progreso.


lunes, 22 de agosto de 2016

Tras el hito expresivo.

No le preguntéis...

Todo autor es el principio de un libro que nunca consigue terminar porque se agota su vida o el manuscrito donde lee sin descifrarlo: su cerebro. La lectura interior se vuelve tornadiza y el autor copia nuevos desciframientos de su introspección. De modo que la escritura de muchos autores es el proceso palimpséstico y guadiánico de un tema inacabable: una reescritura continua que crece en intensidad sin vislumbrar su fin. Desde esta perspectiva, todo autor es un libro inacabado.

      Pero también: Todo autor es una búsqueda del hito expresivo cuyo hallazgo consigue a veces en unos pocos textos; el resto son esbozos preparatorios o cenizas del fuego hallado.  

     Primero aparece el relámpago inconcreto cuyo fulgor -pues se toma a sí mismo como experiencia de la que deducir postulados universales- hechiza a quien lo siente. Luego la magia de la música interior busca la expresión exacta e idónea que dé entidad a ese fantasma: el ritmo, la prosodia, la andadura de palabra en palabra hasta hacer melodioso el sentido transustanciado en verbo. 

     Finalmente ahí está: tallado como un diamante, el poema -la estatua, el lienzo, el pentagrama-.

domingo, 21 de agosto de 2016

Laconismos 591-605



Marcello: Adagio  C. oboe

Welista: Despojamiento lacónico

591.- No es la pérdida de un amor lo que más duele, sino el cese del equilibrio emocional que se había conseguido: la inarmonía de la convivencia interrumpida.
***
592.- El pasado contiene el futuro porque lo predetermina; y cada presente es la corrección del manuscrito de lo ya vivido o convertido en arte.
***
593.- Creer en Dios es aferrarse al salvavidas del útero materno, y matar a Dios es como matar al padre para investirnos de nuestra propia metafísica
***
594.- La originalidad consiste en actualizar la tradición y catapultarla al mañana.
***
595.- El artista creador tiene un constante interlocutor: su obra, que absorbe su conversación, monólogo que lega a los demás y que lo encadena a la solitariedad.
***
596.- El hombre salva de la vorágine del tiempo las obras que testimonian su verdadera identidad de ser irracional inteligente o, dicho con eufemismo, animal racional. 
***
597.- El poema perfecto es el que sincroniza en su expresión sentimiento y pensamiento.
***
598.- ¿Cómo atreverse a publicar un solo verso sin considerarlo un delito, si tenemos en cuenta que mientras nos leen y descubren nuestro desmerecimiento apartamos al lector de las verdaderas grandes obras?
***
599.- Leer es reescribir en nuestra mente, apropiarse del conocimiento del otro yo que fuimos y consta como autor: catapultarnos al futuro.
***
600.- Mira cómo se abre la vida a la existencia y dime si no vale la pena haber nacido.
            ***
601.- Los ojos de quienes aman son más hermosos y hermosean el mundo porque contemplan más su esplendor que su ignominia.
***
602.- Para algunos el libro y la escritura son la vida, y la vida solamente otro libro.  
***
 603.- El sufrimiento, que es lo más proverbial del ser humano, es también lo que más une a los hombres.
***
604.-  La vida no es una lotería en la que el premio es el bienestar, sino un esfuerzo por crearlo.

***
605.- En un mundo de hipócritas quien mejor miente es el que dice la verdad.
***

sábado, 20 de agosto de 2016

Paternofilia


 El reencuentro


 Qué dulzor contemplar en el ocaso
 de la vida la senda que anduvimos
 y cuanto en ella hallamos: las palomas, 
 los besos, las celadas de los hombres
 en las que no caímos, 
 los valles y colinas,
 las rosas que impregnaron nuestro viaje
 de un aroma de plenitud. Saber
 que todos esos horizontes viajan 
 con nosotros, conforman nuestro ser.
 Y un buen día, tras el dolor de amar
 lo que ya se perdió, y sobreponerse
 a los errores cometidos 
 -pues vivir es también equivocarse-,
 ver nuestra identidad que se reencarna
 en el hijo que vuelve y que es mejor
 que nuestro propio yo
 y el sueño que soñamos para él.


viernes, 19 de agosto de 2016

Fleming: El doctor Jekyll y mister Hyde

Leer antes:

Del ángel al demonio


Fleming: El doctor Jekyll y mister Hyde

Entre las múltiples versiones teatrales y cinematográficas de Stevenson, he aquí una de ellas.