Visitas

Seguidores

miércoles, 9 de abril de 2014

El verso disfrazado en el origen

Glass: Metamorfosis

No habían inventado los hombres todavía a los dioses para justificar sus yerros y soñar su destino, cuando ya la memoria observó que existían muchos hombres y cosas que solo eran reales cuando eran recordadas: ¿dónde estaba el guerrero que mató a aquella fiera, y dónde aquella fiera que mató a aquel guerrero? No podían tocarse: sin embargo seguían tan vivos como antes. 
Y el hombre comprendió que los recuerdos eran la única existencia: y escribió sus memorias en la gruta y la piedra, el papiro, los libros, la pintura, la música... Y nació la conciencia, la cultura, la vida que mataba a la muerte. De este modo empezó la era de las artes.

No habían inventado los hombres todavía 
a los dioses a fin de disculpar sus yerros 
y soñar su destino, cuando ya la memoria 
observó que existían muchos hombres y cosas 
que eran solo reales cuando eran recordadas: 
¿Dónde estaba el guerrero que mató a aquella fiera, 
y dónde aquella fiera que mató a aquel guerrero? 
No podían tocarse: sin embargo seguían 
tan vivos como antes. Y el hombre comprendió 
que los recuerdos eran la única existencia;
y escribió sus memorias en la gruta y la piedra, 
el papiro, los libros, la pintura, la música... 
Y nació la conciencia, la cultura, la vida 
que mataba a la muerte. De este modo empezó
la era de las artes.