Visitas

Seguidores

jueves, 10 de mayo de 2018

Caminando entre libros


Prokofieff: Suite 1 (Romeo y Julieta)


Compré hace años una maravillosa estantería y la abarroté de libros -como las otras, menos maravillosas, con baldas y no estantes-. Trajinaba a su alrededor, hace tres noches. De pronto sentí un estruendo que me pareció el gruñido de un seísmo: pero eran los libros, derramándose como riscos del pasado y la sabiduría; y todo el placer que había obtenido durante mi existencia se me vino encima como una babilonia tratando de vengarse con mi confusión y sueños rotos.
     Era de noche, hace tres noches, como digo, y luché desaforadamente para que los estantes no se resquebrajasen como ya había ocurrido con uno, cuyo centro partido derramó en catarata sin niágara ni monroe sus astillas de cerámica y fierro sobre los otros, alfombrando el suelo y las páginas con añicos y esquirlas. 
     ¡Claro -pensé- tantos cerebros sentidores, pensadores y escritores reunidos equivalen a un universo con más gigas y toneladas que un dinosaurio fósil infinito!
     Recordé los versos cervantinos en "El curioso impertinente" (creo que del cap. XXXIII, 1ª parte de El Quijote) referidos a la mujer, pero que podían ser retrato de aquel instante:
                                      Es de vidrio la mujer
                                      y no se debe probar
                                      si se puede o no quebrar,
                                      porque todo podría ser...

     ¿Había intentado yo que sostuviese el catafalco aquel demasiados mostrencos sapienciales? Llamé y grité en mi auxilio a los garcilasos y cervantes, los borges, dostoiewskis y otros gárgolos y cía; y nada: que me las arreglase, que ellos ya habían agotado sus esfuerzos.
      Así que me sentéme y la miréla -la estantería, digo-, roja como un corazón tibio desangrándose. Y aún sigo contemplándola: igual que si esperase que la sabia catástrofe encuentre un bucle en el tiempo y retroceda hasta recuperar el gran rostro de esfinge que tenía.


2 comentarios:

  1. SEÑOR, SOY RESTAURADORA, EN ESTOS MOMENTOS, TRABAJO ARREGLANDO UN CORAZÓN VERDADERO, QUE HUELE A SANGRE Y A LIRIOS, CREO QUE PRONTO LATIRÁ CON FUERZA NUEVAMENTE, PUES HA DECIDIDO, SEGUIR SIN RENCOR, PESE A QUIEN PESE, Y A PESAR DEL TIEMPO QUE LLEVA LATIENDO...DESDE QUE EN TIEMPOS PREHISTÓRICOS SE ENCARGABA DE TRABAJAR CON EL FUEGO, CON EL AGUA, CON EL BARRO Y CON EL AIRE; FABRICANDO ESTATUILLAS, DIOSAS, QUE DE TODO PROTEGÍAN A LOS QUE EN ELLAS CREIAN. CUANDO TERMINE ESTE TRABAJO, SI DESEA QUE RESTAURE SU ESTANTERÍA, TENGA PREPARADOS LOS SIGUIENTES MATERIALES: UNA FIBRA DE CORAZON DE VALIOSA MUJER. DOSCIENTOS GRAMOS DE INTUICIÓN FEMENINA, CIEN MEGAS DEL AMOR DE GARCILASO A SU TERESA, MIL QUINIENTAS TONELADAS DE EMPATIA, PARA PONERSE EN SU LUGAR, Y NO HACERLE A LA ESTANTERÍA, LO QUE NO LE GUSTARA , LE HICIERAN A USTED. CREO QUE CON ESTO Y SU ESFUERZO Y VALÍA, SE PODRÍA ARREGLAR ESA ROJA ESTANTERÍA. YO POR MI PARTE Y COMO RESTAURADORA, LLEVARE MIS PROPIOS MATERIALES, PARA QUE NO SOLO SE ESFUERCE USTED....YO PONGO LAS HERRAMIENTAS........SI FALTA ALGÚN ACENTO, IMAGINE QUE SE LO HA LLEVADO EL VIENTO.

    ResponderEliminar
  2. SOY RESTAURADORA, EN ESTOS MOMENTOS ESTOY OCUPADA RESTAURANDO UN CORAZÓN TIBIO, CON AROMA DE LIRIOS Y SANGRE. VA A QUEDAR PRECIOSO. CUANDO TERMINE, PUEDO VER, SI TIENE ARREGLO LA ESTANTERÍA.

    ResponderEliminar