Visitas

Seguidores

jueves, 13 de diciembre de 2018

La reconciliación. El abrazo amoroso

Chopin: Nocturno

- Eres más rubia que una metamorfosis esdrújula -le díjole diciéndole como si le dijera otra cosa.
- ¡Y tú eres tan sensato como un poliedro izquierdo visto desde un púlpito errabundo!
- ¡Pues tú te pareces al mejor político, ese que se parecería al mejor político si existiera alguno eficazmente bueno!
- ¡No me hables de política que te enfadas para que te dé la razón!
- ¡No me hables de enfados que estoy que me asurbanipalo!
- ¿Y de qué quieres que te parlamente?
- ¡No me hables de eso o te hablo de lo otro! 
- Gracias, pero te lo agradezco. 
¡Ya no me mandas flores!
- ¡Ya no me envías poemas!
- ¡Tú, que no tienes dioptrías!
- ¡Deslízate inconverso!
- ¿Te acuerdas de cuando sin hablar nos entendíamos?
- ¡Es que el amor dice las cosas más bonitas que no existen para ver si existen! 
- ¡Pero si tú nunca me has querido!
- ¡Vaya, al menos coincidimos en algo!
- ¡Yo reconozco que el primer desamor fue el tuyo! 
- ¡Carámbano! ¡No me hables de eso que me disturbio, me encarabincunquino y me atrofio!
- ¿Menuda zenzivilidá tiés oy!
- ¡No me hables de ...!
- ¿Lo ves? ¡Si nos callamos parece que seguimos amándonos!


2 comentarios:

  1. Qué buen momento de lectura. Me pareció jovial, como también, algo sobre lo cual reflexionar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar